• 04 AGO 14
    • 0
    ¿Qué es la Bursitis?

    ¿Qué es la Bursitis?

    La bursitis es una inflamación de una o más bolsas sinoviales. El área afectada suele ser muy dolorosa y se inflama. La bursitis principalmente aparece en edades algo avanzadas, aunque también se la conoce como “codo de estudiante” por producirse a raíz de sobrecargar los codos.

    En el cuerpo humano existen más de 150 bolsas sinoviales (pequeñas bolsitas rellenas de un líquido viscoso que ayudan a reducir cualquier fricción entre los huesos, permitiendo su libre movilidad). Tienen unos pocos centímetros de largo y de ancho.

    Si no están inflamadas, son estructuras de tela cuyas superficie es plana y con una película de tejido líquido que adhiere y une una parte del hueso con la otra.

    Se encuentran sobre todo en las zonas más sobrecargadas del cuerpo, por ejemplo en las articulaciones (donde la piel, los tendones o los músculos están directamente unidas al hueso). La bursa forma una especie de amortiguador entre las estructuras duras y blandas.

    Causas de la  Bursitis

    La causa de la bursitis normalmente es la sobrecarga de presión de la bursa. Esto puede ser a raíz de accidentes, a las infecciones bacterianas y de impactos externos (realizando deportes). Además, ciertas enfermedades de las articulaciones incrementan el riesgo de padecer bursitis, como la artritis, enfermedades metabólicas tales como la gota o enfermedades infecciosas como la tuberculosis o la gonorrea.

    Síntomas de la Bursitis

    Cuando se padece de bursitis la zona alrededor de la bursa se hincha y reacciona con dolor a la presión. Muchas veces el área afectada enrojece y se calienta. La bursitis en sitios más profundos no cursan esos síntomas, sólo ocasionan dolor.

    En raras ocasiones, una bursitis también puede propagarse a través de la bolsa y crear un enrojecimiento de las extremidades, hinchazón de los ganglios linfáticos y producir síntomas generales de una inflamación incluyendo fiebre.

    Diagnóstico de la Bursitis

    Para diagnosticarla, el médico pregunta sobre las dolencias físicas exactas relacionadas con las costumbres del paciente, sus hábitos deportivos y condiciones saludables pre-existentes. Obviamente se inspecciona y se examina la zona afectada. A veces se requiere hacer una ecografía.

    Tratamiento de la Bursitis

    Con una terapia eficaz y adecuada la bursitis remite en poco tiempo. En cambio una inflamación aguda puede llegar a convertirse en crónica. Se suelen recetar anti-inflamatorios, reposo y enfriar la zona afectada. Si la afección es crónica y no se cura con el tratamiento habitual, se podría requerir la intervención quirúrgica para eliminar la bursa inflamada.

    Dejar una respuesta →

Dejar una respuesta

Cancelar respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies