• 26 AGO 16
    • 1
    Melatonina, envejecimiento y piel

    Melatonina, envejecimiento y piel

    Estudio sobre el efecto de la melatonina en la piel

     

    Por la Doctora Germaine Escames y el Doctor Darío Acuña-Castroviejo, directores científicos de Pharmamel y directores del Instituto Internacional de la Melatonina.

     
    A lo largo de estos años hemos demostrado en nuestro laboratorio que tanto la melatonina de origen pineal, como la que se produce en los demás órganos y tejidos de nuestro cuerpo, disminuye con la edad, y este descenso está directamente relacionado con los cambios que acontecen mientras cumplimos años.

    En efecto, la melatonina de origen pineal, cuya producción circadiana tiene un pico nocturno o acrofase alrededor de las 2-3 de la madrugada, empieza a disminuir desde los 35-40 años y,  a partir de los 55 años, ya producimos un 40% menos de melatonina. Este pico nocturno de melatonina es la señal que sincroniza al resto de los ritmos circadianos del organismo para mantener la homeostasis de todas las funciones fisiológicas.

    En consecuencia, al disminuir su pico nocturno, llega un momento en que el organismo no es capaz de detectarlo. Una de las primeras manifestaciones de la falta de melatonina es la alteración de los ritmos circadianos, como el sueño/vigilia y actividad/reposo.

    Además, como la melatonina sincroniza los ritmos de los neurotransmisores cerebrales, su disminución afecta también a las capacidades cognitivas, que van afectándose con la edad. Podemos hablar entonces de un envejecimiento del sistema circadiano derivado del déficit de melatonina, afectándose nuestro reloj biológico de manera cada vez más importante. Es aquí donde el uso de la melatonina para restaurar sus niveles fisiológicos tiene una enorme utilidad para prevenir las disfunciones circadianas de la edad.

    Pero además, la melatonina también se produce en la mayoría de nuestros órganos y tejidos; es la llamada melatonina extrapineal. Su producción se diferencia de la pineal en tres aspectos principales:

    1) No se produce siguiendo un ritmo circadiano

    2) Se produce en cantidades mucho mayores que la de origen pineal

    3) Tiene funciones de protección celular, derivadas de sus importantes efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

    Melatonina extrapineal

     
    La melatonina extrapineal también disminuye con la edad, lo que facilita la aparición de signos de estrés oxidativo y nitrosativo que se agudizarán cuanto mayor sea el déficit de esta hormona, es decir, se agudizarán conforme vamos cumpliendo años.

    Hemos demostrado que la melatonina contrarresta muchas de las manifestaciones que aparecen durante el envejecimiento, como el aumento de la producción de radicales libres, de óxido nítrico y de moléculas inflamatorias, como las citoquinas. Principalmente, el efecto de la melatonina se produce a nivel de la mitocondria, la organela celular responsable de la producción de energía para la célula, y cuya disfunción con la edad es causa de muerte celular y patologías asociadas. La mitocondria se convierte, por tanto, en la principal diana intracelular de la melatonina, lo que explica sus importantes efectos aquí descritos. Además de los radicales libres, el envejecimiento supone también un proceso inflamatorio crónico.

    La administración de melatonina previene totalmente la aparición de esos marcadores de inflamación, es decir, mantiene al organismo en un estado de equilibrio inflamatorio que, junto al equilibrio oxidativo, evita el daño durante el envejecimiento. Son importantes estos conceptos, ya que la melatonina, al contrario que otros antioxidantes, no tiene efectos prooxidantes ni depleciona totalmente al organismo de radicales libres, ya que éstos son moléculas señalizadoras para la correcta función celular.

    Melanina y piel

     
    La melatonina protege la piel del daño producido por la contaminación ambiental o por las radiaciones ionizantes como las UV. Protege los keratinocitos, melanocitos y células de Langerhans del daño inducido por la radiación UV. También protege los fibroblastos de la dermis aumentando la síntesis de colágeno y de elastina, así como la producción de proteoglucanos y de glucosaminoglucanos.

    La melatonina ejerce estos efectos protectores en la piel ya que tiene una capacidad antioxidante mayor que otros antioxidantes, como la vitamina C o la vitamina E y carece de los efectos prooxidantes de éstos. Se trata de una molécula que produce una cascada antioxidante al depurar los radicales libres generando metabolitos que, a su vez, también son antioxidantes. Por otro lado, la melatonina tiene importantes propiedades anti-apoptóticas y oncostáticas, pudiendo prevenir las neoplasias de la piel inducidas por un exceso de radiación UV. Nosotros hemos demostrado en nuestro laboratorio que la melatonina previene del daño generado por la radioterapia en la mucosa oral evitando la aparición de mucositis. Otros autores han demostrado que la aplicación de melatonina en la piel evita el daño cutáneo inducido por rayos UVB en roedores. Estos resultados se podrían extrapolar a personas que trabajan al aire libre bajo el sol que son igualmente susceptibles a los efectos nocivos de los rayos UV.

    En definitiva, hoy día sabemos que el déficit de melatonina en la piel que aparece con la edad es una de las causas del propio envejecimiento, que se manifiesta en  los signos clínicos de estrés oxidativo, nitrosativo e inflamatorio, causando un daño lento e irreversible en las mitocondrias celulares.  La piel es otro tejido que produce melatonina, pero que igualmente disminuye con la edad disminuyendo la capacidad defensiva cutánea. Atendiendo a estos resultados, la aplicación de melatonina en la piel es un procedimiento de elección para frenar el deterioro que se produce con el envejecimiento y contaminación ambiental.

    Germaine Escames
    Catedrática de Fisiología de la Universidad de Granada
    Darío Acuña-Castroviejo
    Catedrático de Fisiología de la Universidad de Granada
    

     

    BIBLIOGRAFÍA

    1)    Rodríguez MI, Escames G, López LC, López A, García JA, Ortiz F, Sánchez V, Romeu M, Acuña-Castroviejo D. Improved mitochondrial function and increased life span after chronic melatonin treatment in senescent prone mice. Exptl Gerontol 2008; 43:749-756.

    2)     Carretero M, Escames G, López LC, Venegas C, Dayoub JC, García L, Acuña-Castroviejo D. Long-term melatonin administration protects brain mitochondria from aging. J Pineal Res 2009;  47:192-200

    3)     Acuña-Castroviejo D, Carretero M, Doerrier C, López LC, García Corzo L, Tresguerres JA, EscamesG. Melatonin protects lung mitochondria from aging. Age 2011; DOI 10.1007/s11357-011-9267-8.

    4) Escames G, Díaz-Casado ME, Doerrier C, Luna-Sánchez M, López LC, Acuña-Castroviejo D. Early gender differences in the redox status of the brain mitochondria with age: effects of melatonin therapy. Horm Mol Biol Clin Investig. 2013 Dec;16(2):91-100.

    5)     Ortiz F, Acuña-Castroviejo D, Doerrier C, Dayoub JC, López LC, Venegas C, García JA, López A, Volt H, Luna-Sánchez M, Escames G. Melatonin blunts the mitochondrial/NLRP3 connection and protects against radiation-induced oral mucositis. J Pineal Res. 2015 Jan;58(1):34-49.

    6)     Volt H, García JA, Doerrier C, Díaz-Casado ME, Guerra-Librero A, López LC, Escames G, Tresguerres JA, Acuña-Castroviejo D. Same molecule but different expression: aging and sepsis trigger NLRP3 inflammasome activation, a target of melatonin. J Pineal Res. 2016 Mar;60(2):193-205.

    7)     Goswami S, Haldar C. Melatonin as a possible antidote to UV radiation induced cutaneous damages and immune-suppression: An overview. J Photochem Photobiol B. 2015 Dec;153:281-8

     

     

    Dejar una respuesta →

Dejar una respuesta

Cancelar respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies