• 17 JUL 17
    • 0
    Cómo evitar que los animales pasen calor

    Cómo evitar que los animales pasen calor

    Los perros y gatos no sudan como las personas. El sudor actúa como un medio de refrigeración en nuestro cuerpo, lo que hace que nuestra temperatura baje. Ellos no cuentan con esta medida de protección por lo que tenemos que tener especial cuidado.

    Los perros tienen una temperatura corporal entre los 38ºC y 39ºC, por lo que tienen poco margen para sufrir un golpe de calor ante altas temperaturas.

     

    Mantenerlos hidratados

     
    Agua fresca y limpia cerca durante todo el día. Comprobar que el recipiente de agua no esté al sol y que no se le haya terminado.

    Truco: tener más de un recipiente en diferentes puntos durante la época de calor.

    Recuerda: cuando salgas de paseo o excursión tienes que llevar un recipiente para poder darle agua.

     

    Protección ante el sol

     
    Es importante que los animales tengan un lugar donde puedan guarecerse del sol y donde puedan estar más frescos.

    Truco: si es al aire libre podemos rociar la zona de sombra con agua fresca. Las zonas oscuras suelen tener una temperatura más baja.

    Recuerda: si salen de paseo procura que sea en horas donde el sol ya haya caído o por una zona con sombra.

     

    Mojarlos

     
    Refresca al animal con duchas tibias tirando a frías para generar un estado parecido al sudor en los humanos al evaporarse el agua. Moja sobre todo la cabeza y el tronco del cuerpo.

    Truco: poner un cacharro con agua o pequeña piscina donde el animal pueda remojarse cada vez que quiera.

    Recuerda: no utilizar agua helada para mojar al animal, ya que puede afectar este cambio tan brusco de temperaturas.

     

    Esperar al fresco

     
    Lo mejor para darles de comer, sacarlos de paseo y jugar con ellos es esperar a que las temperaturas bajen un poco.

    Truco: puedes darles de comer a primera hora de la mañana, antes de que suban las temperaturas.

    Recuerda: es importante que no hagan actividad física en momentos de mucho calor.

     

    Atención con el pelaje

     
    El manto de pelo de nuestros animales sirven como protección del frío pero, ¿qué pasa con el calor? En esta época, la capa de pelo los va a proteger de los efectos dañinos del sol pero también puede generar más calor.

    Lo ideal sería recortar un poco el pelo, sobre todo en la parte de la barriga, dejando unos 2-3 centímetros (aproximado).

    Truco: le hayas cortado el pelo o no cepillarselo va a favorecer la muda y retirar el subpelo (más lanosos que ayuda a mantener el calor en invierno).

    Recuerda: antes de cortar, lo mejor será acudir a una peluquería especializada donde te asesoren sobre el tipo de pelo y el corte más recomendable.

     

    ¿Qué hacer ante un golpe de calor en el animal?

    Lo primero que hay que hacer es colocar al animal en un sitio fresco y ventilado. Bajaremos su temperatura refrescando zonas de su cuerpo como la cabeza, el cuello, las ingles o las axilas. Así refrescaremos la sangre que va hacia el cerebro.

    Si es necesario pondremos al animal bajo un chorro de agua tibia y humedecemos su hocico sin obligarlo a beber agua hasta que su respiración se normalice.

    Una vez que esté fresco lo mejor será acudir al veterinario para un reconocimiento y que le administre tratamiento si es necesario.

    Dejar una respuesta →

Dejar una respuesta

Cancelar respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies